Advierten que la construcción del NAIM en Santa Lucía  provocará desabasto de agua y afectará al Edomex, Hidalgo y la CDMX


Advierten que la construcción del NAIM en Santa Lucía  provocará desabasto de agua y afectará al Edomex, Hidalgo y la CDMX

Medio ambiente

Mayo 27, 2019 23:56 hrs.
Medio ambiente Estados › México Estado de México
Noticias lam › Noticias LAM

Tecamac, Méx., a 28 de mayo.-  Habitantes del estado de México, Hidalgo y la ciudad de México padecerán desabasto de agua potable, durante la etapa de preparación y construcción del nuevo aeropuerto internacional de Santa Lucía, puesto que el acuífero   Cuautitlán -Pachuca, que es el que abastece a la zona militar número 1, ya se encuentra actualmente sobre explotado más de 800 por ciento, así se establece en el documento que fue elaborado por el Instituto de Ingenieros de la UNAM, denominado Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA).

El documento citado establece que en la etapa de preparación del sitio y construcción del nuevo aeropuerto de Santa Lucía en Tecámac se impactará el manto acuífero Cuautitlán-Pachuca, que con base en estudios efectuados por la Conagua, ya actualmente está sobre explotado, pues abastece al los estados de México, Hidalgo y parte de la ciudad de México.

El Manifiesto de Impacto Ambiental subraya que son 750 m3 al día , los requeridos para la etapa de preparación del sitio, por lo que el impacto para los habitantes que hoy reciben agua de este acuífero sufrirán escasez de agua, porque este recurso se canalizará a los trabajos de nivelación, compactación y preparación de concretos y servicios.

En la MIA se da a conocer que en el predio de Proyecto (actual Base Aerea Militar No. 1 – Santa Lucia) existen 3 pozos que se encuentran a diferentes profundidades: el pozo 1 se encuentra a una profundidad de 127 m con un nivel estático de 76 m, el pozo 2 se encuentra a 300 m de profundidad con un nivel estático de 74 m y por último el pozo 3 se encuentra a 220 m de profundidad y su nivel estático es de 74 m.

Dichos pozos ubicados dentro del predio aportan un volumen de 36 litros por segundo, 40 litros por segundo y 20 litros por segundo, es decir tienen el caudal suficiente para el abastecimiento del proyecto.

En el estudio se manifiesta que al considerar todo lo anterior se puede decir, que los radios de abatimiento cada vez sean más pronunciados provocando que el nivel estático del agua subterránea disminuya en los siguientes años, lo que hará vulnerable su disponibilidad.

Se reitera que durante la etapa de preparación del sitio y construcción del proyecto se utilizará maquinaria pesada para desmontar y despalmar la vegetación, para la excavación, para cimentaciones, movimentos de tierra y nivelaciones del terreno, para lo cual el suelo tendrá modificaciones en su estructura, provocando que durante las precipitaciones el agua no llegue a infiltrarse por la compactación del mismo y con ellos se disminuirá la infiltración hacia el manto acuífero Cuautitlán- Pachuca.

En la MIA se resalta que el suelo que predomina en el área de estudio es un suelo arcilloso e impermeable que impide que la lluvia se pueda infiltrar con facilidad y abastecer la recarga al manto acuífero, motivo por el cual el impacto se considera adverso.

Por otro lado, el hecho de generar y manejar aguas residuales, residuos no peligrosos y de manejo especial, hace que una mala disposición pueda infiltrar al subsuelo y por lo tanto el acuífero esté propenso a contaminarse.

Se reitera que la  fuente de abastecimiento de agua para el proyecto, durante la preparación del sitio y construcción, está totalmente garantizada por los pozos existentes en el lugar, lo que implica que no se recurrirá a la red municipal para contar con el gasto requerido.

Se subraya que el impacto de esta etapa sobre el suministro de agua, será benéfico en lo que se refiere al inicio de la obra de construcción del NAIM, pero no para las comunidades que reciben agua del acuífero Cuautitlán-Pachuca, ya que aunque se tenga el recurso, por lógica al extraer el agua del manto le quitará vólumen de extracción a los pozos aledaños.

En el citado estudio se comenta que una vez terminado el NAIM en la base aérea de Santa Lucía, se ha planteado que se utilizará agua proveniente del Valle del Mezquital.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.