Con una misa el FPDT recuerda la representación y la muerte de sus compañeros y piden castigo a los autores intelectuales entre ella a Enrique Peña Nieto


Con una misa el FPDT recuerda la representación y la muerte de sus compañeros y piden castigo a los autores intelectuales entre ella a Enrique Peña Nieto

Justicia

Mayo 03, 2019 20:23 hrs.
Justicia Estados › México Estado de México
Luis Antonio Miranda › Noticias LAM

San Salvador Atenco, Mèx., 3 de mayo.- Al conmemorar 13 años de la represión y toma del poblado de San Salvador Atenco por parte de las fuerzas federales y estatales; integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT); exigieron al gobierno federal castigo a los autores intelectuales, entre ellos el expresidente, Enrique Peña Nieto, de los asesinatos de Alexis Benhumea y Javier Cortès; así como de las agresiones sexuales contra las mujeres ocurridas en mayo de 2006.

’El gobierno federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador debe cumplir con la sentencia que emitió la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Coridh) contra el Estado mexicano por las agresiones sexuales a nuestras compañeras y brinde un castigo ejemplar a todos los involucrados’, dijo, María Trinidad Ramírez, dirigente del FPDT.

Este viernes, los campesinos se congregaron en la explanada principal de Atenco donde participaron en una misa celebrada por el párroco Juan José Castorena Jaramillo.

Ahí, los atenquenses pidieron ’justicia’ porque a 13 años de la represión de los días 3 y 4 de mayo de 2006 ninguno de los autores ha sido castigado.

’A 13 años no vemos justicia y no han cumplido con esa justicia que nosotros hemos pedido. Tenemos la razón y tenemos que logra que este gobierno ponga tras la rejas a los ordenaron la represión como Enrique Peña Nieto, Eduardo Medina Mora, Wilfrido Robledo y Nazario Gutiérrez (exalcalde de Texcoco)’, dijeron.

’Hoy el turno es para Andrés Manuel López Obrador, el debe de hacer que el Estado Mexicano cumpla con un castigo ejemplar. Si se dice el presidente de la cuarta transformación debe cumplir, no podría haber una cuarta transformación si no hay justicia para Atenco, para las mujeres que fueron violadas, para los que fueron asesinados y para todo un pueblo que fue agraviado. No puede haber cuarta transformación mientras no nos dejen en paz’, expresó Trinidad Ramírez.

Durante la celebración eucarística el padre, Juan José Castorena Jaramillo hizo un llamado a los pobladores a tener conciencia y no olvidar lo vivido durante 18 años de lucha.

’Nosotros no vamos a cansar y acallar nuestras voces, porque la lucha no ha terminado aquí, pareciera que terminó porque ya no se va hacer el aeropuerto, no es así, porque ¿Que va pasar con las tierras?. Un pueblo que olvida su historia puede cometerá el mismo error, el pueblo tiene que seguir trabajando para hacer conciencia, tenemos que hablar y seguir trabajando y seguir en la lucha’, manifestó el sacerdote.

Posteriormente los pobladores participaron en una mesa de intercambio de experiencias y vivencias, de lo que hacían hace 13 años, cuando la policía estatal y federal llegaron a San Salvador Atenco a reprimirlos. Además se proyectaron películas y cortometrajes alusivos a la resistencia de 18 años del FPDT.

En 2006, en San Salvador Atenco ocurrió una de las represiones más violentas. El 3 de mayo, la lucha por los espacios para la venta en vía pública, frente al mercado municipal, Belisario Domínguez en Texcoco, fue la detonante para que el gobierno del estado de México, al mando de Enrique Peña Nieto, montara una estrategia, en complicidad con el ayuntamiento perredista, para vengarse del movimiento atenquense que años atrás había echado abajo uno de los mayores proyectos económicos del país, el de la construcción del NAICM.

Ese día, los miembros del FPDT fueron golpeados y se atrincheraron durante nueve horas en una vivienda, de donde fueron sacados a la fuerza y detenido el dirigente Ignacio del Valle Medina. Al mismo tiempo y en respuesta a la acción policíaca, los pobladores de Atenco bloquearon la carretera y la policía los enfrentó deteniendo a decenas de ellos. Ese 3 de mayo, durante el enfrentamiento, el joven de 14 años, Francisco Javier Cortés Santiago cayó asesinado por un disparo de arma de fuego, proveniente de las armas de los policías.

La madrugada del 4 de mayo, la acción policíaca continuó contra el pueblo de Atenco y miles de policías incursionaron en la comunidad. Utilizando gases lacrimógenos, catearon casas, detuvieron a cientos de ejidatarios y en el traslado hubo abuso sexual a las mujeres. En la refriega fue herido el estudiante de la UNAM, Ollín Alexis Benhumea Ramírez, quien fue impactado por uno de los proyectiles de gas lacrimógeno, lanzados por la policía y quién 34 días después murió.

El dirigente, Ignacio del Valle fue encarcelado en el Penal de Máxima Seguridad del Altiplano y condenado a 112 años de prisión, quién a la postre lograra su liberación años después. Más de 200 campesinos fueron recluidos en el penal de Santiaguito, que también lograron su libertad.

Del caso, organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales documentaron un sin número de violaciones a los derechos humanos. Pese a las múltiples denuncias y testimonios de abusos policíacos, golpes, vejaciones y abuso sexual hacia las mujeres, principalmente durante el traslado de los presos y los asesinatos de Alexis Benhumea y Javier Cortés; sólo 21 policías fueron sometidos a proceso, sin que alguno quedara preso.

En septiembre de 2014, el ex presidente Enrique Peña reactivó la construcción del NAICM. El FPDT volvió a su resistencia, primero con movilizaciones y después con la presentación de varios amparos y denuncias penales.

Durante cuatro años, las incursiones a las tierras de Atenco fueron constantes por parte de trabajadores y topógrafos, que comenzaron a laborar en la cimentación de los terrenos del NAICM y la barda perimetral. Los trabajadores eran custodiados por elementos policiacos y personal del Ejército

En los municipios de Texcoco, Tezoyuca, Otumba, Acolman, Teotihuacán, Nopaltepec, Temascalapa, Tepetlaoxtoc, Chalco, San Martín de las Pirámides y San Salvador Atenco, los pobladores se opusieron al NAIM y a la explotación indiscriminada de las minas que afectó su entorno pues consideraron que provocó un ecocidio.

En diciembre de 2018, con el arribo de López Obrador a la presidencia, se hizo el anuncio de la cancelación de la terminal aérea en Texcoco.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.