Los Sonámbulos

Sobre AMLO, Adam Smith y  las ’manos alcahuetas’

Noticias lam

Sobre AMLO, Adam Smith
y  las ’manos alcahuetas’

Política

Septiembre 07, 2020 09:22 hrs.
Política Estados › México Estado de México
Noticias lam › Noticias LAM

Por Jesús Delgado Guerrero

Muy tocadas la salud ciudadana, la salud política y la salud económica por la pandemia del Covid-19, al parecer las ideas también requieren de una vacuna contra las pésimas interpretaciones y los trompeteares de falsos fundamentos, especialmente económicos, que a la menor provocación confirman la ceguera de su fe y echan mano de su teología, esto a pesar de la escasez de evidencias para sustentarla, acompañándose de la consabida manipulación de carácter propagandístico.
El pretexto fue lo que se denominó ’Segundo Informe de Gobierno’ por parte del presidente Andrés Manuel Lopez Obrador, donde el mandatario hizo referencia a una obra del pensador escocés Adam Smith (La Teoría de los Sentimientos Morales), pero en ningún momento mencionó pasaje alguno de  la investigación por la cual a Smith se le ha considerado, literalmente, el ’padre de la fe fundante’ del liberalismo económico (’La riqueza de las naciones’, para abreviar), doctrina deformada, promovida y aplicada a rajatabla siglos después mediante ese engendro conocido como ’neoliberalismo’.
Específicamente, AMLO no se refirió a la metáfora de ’la mano invisible’, esa que supone el bienestar social mediante un egoísmo redomado, así como la armonización de los intereses de los panaderos, carniceros y cerveceros con los hambrientos consumidores. Nada de eso contiene el documento presidencial.
Empero, esto dio pie a que se ’reviviera’, no ’la mano invisible’ de Smith siquiera, menos a que se profundizara en la sustancia de lo dicho por el Presidente respecto de ’Los Sentimientos Morales’, sino a la ’mano alcahueta’ de los neoliberales con la cual han intentado justificar, en las últimas casi cuatro décadas y por todos los medios, sus tropelías, entre agandalles, abusos, saqueos, desfalcos, timos especulativos y fraudes de toda índole con cargo a la hacienda pública y los contribuyentes (tipo Fobaproba-IPAB o hipotecas Subprime, por ejemplo), generando grandes y graves concentraciones de la riqueza y la miseria de millones de personas.
Fue patético y quizás fue una respuesta al hecho de que el Presidente incorporó a Smith a los fundamentos ’de la economía moral que estamos aplicando’ donde, sobra decir, primero están los pobres, y por ello, ’la alegría ajena es nuestra propia dicha’. (Lo único que le faltaba a los adictos al neoliberalismo, después de ser apeados del poder público, es que unos de sus santos sufriera una especie de ’expropiación intelectual’ y fuera colocado en otro altar).
Porque ’las manos alcahuetas’ nada tienen que ver ni con la alegoría de la extremidad invisible de Smith ni con lo mencionado por el Presidente: ’Por más egoísta que quiera suponerse al hombre, evidentemente hay algunos elementos en su naturaleza que lo hacen interesarse en la suerte de los otros de tal modo, que la felicidad de éstos le es necesaria, aunque de ello nada obtenga, a no ser el inmenso placer de presenciarla’.
Smith es más que una simple metáfora, está más allá de ’manos encubridoras’ neoliberales y de timos; por ejemplo, en forma convenenciera nada se dice de su ’canon’ sobre el pago de impuestos (todos tienen que pagarlos, decía); nada sobre el concurso del gobierno -no su desaparición, como hicieron los neoliberales- en la realización de obra pública (caminos, puentes, puertos, etc.); tampoco, nada de su postura contra los monopolios y el proteccionismo del comercio internacional (practicado alegremente por las potencias económicas con todo y tratados internacionales), y menos se dice algo de que sus estudios establecieron que ’ninguna sociedad puede prosperar y ser feliz si en ella la mayor parte de los miembros es pobre y desdichada’.
Todo esto y más, incluso pasajes deliciosos de su investigación (el millonario sueldo al filósofo Isócrates por un curso de retórica, por ejemplo), se eluden o se manipulan.
Por ello, ante lo que se asumió casi como una ’confiscación teologal’ tras la no referencia presidencial del citado pasaje, hay que conceder que John K. Galbraith tuvo razón cuando afirmó: ’así como Karl Marx es una fuente de conocimiento social demasiado valioso para dejarla como exclusiva propiedad de los comunistas, también Adam Smith es demasiado sabio y entretenido para relegarlo entre los conservadores, pocos de los cuales lo han leído alguna vez’.
Esto que dijo Galbraith hace casi medio siglo lo podría repetir hoy sin ningún problema leyendo parte de la prensa no sólo de México, sino de otras partes del mundo.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.